Fuente:

“Siento una necesidad de hacer algo útil por mi vida y por la vida de los otros. De hacer y ayudar!”

Siento una necesidad de hacer algo útil por mi vida y por la vida de los otros. De hacer y ayudar. Pero no para alimentar mi ego. Esta vez se trata de dar sin esperar nada. Dicen que para cambiar al mundo hay que empezar por cambiar uno, y en eso estoy.

Vivo en un país donde hay mucha gente solidaria que hace algo por el otro, y es una de las cosas que me enorgullece de ser Argentino. Porque a pesar de todo, somos un pueblo solidario. Pero ese gesto solidario, aún no alcanza lamentablemente. En un país como Argentina donde de 1 de cada 3 habitantes, es pobre; donde hay 8 millones de hermanos que no tienen acceso al agua, tenemos que redoblar la apuesta: necesitamos dar más.

Hace un año, tuve la suerte de convivir unos días en una comunidad de la población Chorote llamada Kates , que significa “La Estrella”; y puedo asegurarles que una parte mía quedó allá para siempre. “Ellos” son parte de los argentinos que tienen “hambre de agua”. Y como si esto fuera poco, el poco agua a la que acceden, está contaminada, o la guardan en tachos por donde antes pasó glifosato, un herbicida tóxico que los mata. Donde debería haber pureza, hay veneno. Una trampa mortal.

Viendo, pero sobre todo viviendo esto, me di cuenta que se necesita un espacio desde donde poder darle voz a los pueblos originarios. Generar una estructura a largo plazo desde donde poder pensar y proyectar soluciones concretas, que surjan de las necesidades reales, y no de “lo que creemos que les hace falta”.

Así es como nace ORIGINARIOS. Nos pusimos a estudiar qué habían hecho otras fundaciones con los pueblos originarios, y nos dimos cuenta que había un desfasaje en “lo que los originarios hacen y lo que les vuelve”; por eso la idea de nuestra Fundación es la de aportar conocimientos e ideas para poder llevar soluciones concretas, como la primera que encaramos y llamamos “La Revolución del Agua”: algo tan simple como llevar, e instalar, dos tanques de agua, elevados en altura para generar presión, y empezar a dignificar la vida de nuestros hermanos originarios.

Mi experiencia en los medios de comunicación (Tv y Radio desde hace 15 años) me enseñó que cuando son bien utilizados, los medios son una propaladora de buenas intenciones que se pueden convertir en realidad. La viralidad que tienen hoy las redes sociales es una herramienta que no podemos desperdiciar bajo ningún motivo. Por eso tenemos la idea de juntar estas dos fuerzas: lo audiovisual y las plataformas sociales para llegar a todo el mundo. Para generar CONCIENCIA. Los pueblos originarios tienen los mismos derechos que cualquier argentino. Tenemos que generar CONTAGIO solidario, y para eso estas vos.

Podes ayudar a quien quieras; a nosotros entrando en Originarios.org y compartiendo el sitio y nuestras redes, o a cualquier otra fundación. Lo importante es intensificar nuestra capacidad de dar. El objetivo sigue siendo el mismo. Ayudar y hacer. Ayudar haciendo. Como te decía antes: sin ego y sin esperar nada a cambio. Podemos hacer una revolución solidaria y empezar a cambiar el mundo. Que los que piensen que es imposible que no molesten a los que lo estamos intentando! Esta todo en nuestras manos !

MANUEL SARRABAYROUSE, 38 años, Periodista